Cuenca y el arte abstracto
Viaje Cuenca arte abstracto

Cuenca abstracta

¿Buscas inspiración? ¿Quieres participar de un movimiento artístico en plena ebullición? Acompáñanos a los años 50 y 60 en este viaje al arte abstracto conquense.

Deja que la reflexión, fruto de la contemplación, acuda a tu mente y participe de esta creatividad sin precedentes en el panorama nacional.

Cuenca y el arte

Tenemos que trasladarnos a los años 50 y 60 para comprender el gran movimiento artístico que se da en la ciudad de Cuenca. Al crearse el Museo Nacional de Arte Abstracto, muchos artistas, poetas, cineastas, etc., acuden a la ciudad para impregnarse del gran movimiento cultural que se vivía en sus calles. Una huella cultural sin precedentes en España y que se conocería con el nombre de escuela conquense.

Un movimiento que de alguna manera significó también toda una declaración de ideas, ya que se alejaba bastante del arte que el régimen franquista perseguía, llegando a considerarse como un arte subversivo y extranjerizante. Una época definida por una pobre vida intelectual y un aislamiento cultural del país, aunque por fortuna un grupo de artistas concentrados en Cuenca iba a cambiar ese sombrío panorama artístico.

Y el gran vertebrador de todo este resurgir cultural fue la creación del Museo de Arte Abstracto Español en 1966. Resultado del esfuerzo de un grupo de amigos, un grupo de artistas que consiguieron lo imposible, hacer un sueño realidad.

Museo de Arte Abstracto Español

Un museo único fruto de la amistad y pasión artística de Fernando Zóbel y Gustavo Forner. Localizado en las míticas Casa Colgantes del siglo XV.  Un museo concebido, creado y sostenido por artistas que se convirtió en todo un referente nacional e internacional. Un movimiento, tal y como sucedía en otros países europeos y en Estados Unidos, conocido como artist-run space.

Fruto de ese esfuerzo y amistad el museo ha llegado a obtener diversos premios, como el premio de Museo europeo del año en 1981 y la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes, además de otros reconocimientos.

Arte abstracto en Cuenca - Tápies

Antoni Tápies – “Gran ics”

El museo abrió sus puertas en 1966. En su interior podemos contemplar la obra más importante de artistas españoles de la generación abstracta de los años 50 y 60, que de alguna manera continuaron con el camino iniciado por Picasso, Miró y Juan Gris. Las tendencias abstractas más importantes se encuentran bien representadas en este magnífico museo. Artistas como Chillida, Tápies, Miralles, Torner, Rueda, Zóbel y Saura son sus ejemplos más notables.

En total,más de un centenar entre pinturas y esculturas, forman parte de la colección permanente que el espectador puede contemplar. Una cuidadosa selección de obras, a la que cabe añadir un excelente espacio expositivo creado por Zóbel y Torner junto con la inestimable ayuda de Gerardo Rueda.

Un discurso expositivo que  huye de todo dogma, ya sea cronológico o historicista, y que pone especial énfasis en los estético, en conseguir la contemplación del espectador, cuyo placer debiera ser superior al conocimiento que pudiera adquirir sobre la obra. El disfrute de la misma, junto con un espacio hecho a medida de los artistas hace de este museo uno de los más recomendados del país. Un museo que en sí mismo puede considerarse una obra de arte.

A partir de los 80 es la Fundación Juan March quien se hace cargo del museo, aumentando su colección hasta llegar a más de 1.500 obras, entre pintura y escultura.

Viaje Cuenca arte abstracto - Museo

Museo de Arte Abstracto Español

Otros espacios recomendados

Además del emblemático Museo de Arte Abstracto Español, en Cuenca podemos encontrar otros espacios de gran interés para todo amante del arte contemporáneo y del arte abstracto en particular. Destacamos los siguientes espacios:

Fundación Antonio Pérez

Un espacio muy especial, tanto por su ubicación como la colección de obras expuestas. Se encuentra en un antiguo Convento de Carmelitas Descalzas del siglo XVII.

Las obras no están dispuestas siguiendo un orden sino que están colocadas según dictaminó Antonio Pérez, siguiendo un gusto meramente estético. Se presentan obras tanto de artistas consagrados como de jóvenes promesas, que ni siquiera han terminado su formación, pero que para Antonio Pérez tienen una sensibilidad especial, sumando sus obras a su extensa colección.

Una colección que se fue reuniendo sobre todo fruto de sus amistades, entre las que figura Antonio Saura, más los artistas que conoció durante su estancia en París, iniciando así una peculiar relación entre sus amigos y las obras que iba adquiriendo.

Podemos decir que tanto sus amistades como sus relaciones profesionales con algunos artistas dieron forma a la colección. De sus 35 salas cabe destacar las siguientes:

  • Obra gráfica de Antonio Saura: una sincero homenaje a uno de sus mejores amigos. Una sala donde las obras expuestas se van renovando, dando salida a las 24 litografía de Saura, así como a una serie de libros de dicho autor.
  • Originales de Antonio Saura: una colección permanente donde se reúne la obra más original del artista junto con escultura de arte africano que tanta influencia tuvo en Saura.
  • Sala Miralles: sala protagonizada por la obra del artista canario Manolo Miralles, que reúne una veintena de arpilleras del artista. Obras consideradas clave para la Historia del Arte Contemporáneo, como sus arpilleras “Sarcófago para un personaje feudal”, “Antropofauna” u “Homúnculo”.

Cuenca arte abstracto

Fundación Antonio Pérez

  • Sala Laurel:  una sala muy singular donde las vitrinas exponen una colección de objetos encontrados y objetos que harán que el espectador vuelva a su infancia. Color, diversión y el arte de los objetos se unen para jugar con el espectador en un cóctel ideal.
  • Sala antojos: en ella se exponen parte de los libros de la editorial Antojos, creada por el mismo Antonio Pérez,  y que cuenta con ilustraciones de Antonio Saura, Luis Gordillo y Equipo Crónica, entre otros. Todo ello junto con los textos de Julio Caro Baroja, Juan Benet, etc.

En 2010 se añadió un nuevo espacio dedicado a la obra del artista catalán Carlos Pazos, donde destaca su obra Cupito… y por qué no? realizada por encargo con motivo del centenario del nacimiento de Salvador Dalí.

Espacio Torner

Gustavo Torner fue uno de los protagonistas de la llamada escuela conquense, a quien debemos agradecer la introducción de las nuevas corrientes artísticas del momento en España. Fruto de esa iniciativa sería la fundación del Museo de Arte Abstracto Español, mencionado con anterioridad, y del que fue cofundador.

El Espacio Torner abre en 2005 al público y en él se exponen hasta cuarenta obras del artista, la mitad de ellas donadas por el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, institución a la que el artista donó gran parte de su obra en 2004. Es una espacio increíble donde se juega con las obras y el ambiente en el que son expuestas; consiguiendo una atmósfera única y de perfecta contemplación, como solo puede darse en una iglesia, lugar donde se ubica el Espacio Torner.

El esfuerzo llevado a cabo, tanto por su restauración como por su discurso museográfico posterior, fue objeto del reconocimiento europeo mediante Mención especial de los Premios Europa Nostra en 2006.

Entre sus obras podemos encontrar gran parte de su pintura y escultura, la mayoría de gran tamaño, donde la naturaleza ocupa un lugar central en las mismas. Tanto es así que irá añadiendo en sus obras elementos vegetales y arena, que usará junto con pigmentos. Además podemos ver su obra fotográfica, collage, dibujo y sus escenografías.

Espacio Torner

Espacio Torner

Al igual que otros artistas de la época, sus obras no buscan sólo la contemplación del espectador, sino que pretende ir más allá, llevarle a una auténtica reflexión. Te invitamos a descubrir este Espacio Torner para que tengas una experiencia única, donde espacio y arte forman una simbiosis más que interesante.

Fundación Antonio Saura

Este espacio expositivo situado en la conocida Casa Zavala abrió sus puertas en 2008 con el fin de divulgar la obra de Antonio Saura. Reúne una colección importante de pinturas, esculturas, muchas de ellas no expuestas, e ilustraciones.

De dicha obra, destaca sobre manera la colección de ilustraciones del artista. Un mundo que descubrió en su juventud. Fue tal su fascinación que llegó a ilustrar libros de autores universales como Quevedo, Cervantes, Kafla y Orwell, al igual que también creó mundos y personajes tan diversos como su imaginación le permitió.

La fundación no sólo pretende repasar la obra de Antonio Saura sino ser también parte esencial del descubrimiento de nuevos artistas así como divulgar la obra de otros ya consagrados. De esta manera el espacio se convierte en un punto de encuentro para quien guste del arte contemporáneo.

●●●

Podrás disfrutar de los espacios citados con nosotros y nuestra especialista en arte contemporáneo en nuestra particular Peregrinación hacia lo abstracto. Una escapada a Cuenca con una mirada diferente.  ¡Te esperamos!

Si te gusta el arte… ¡síguenos en redes sociales!

¡Iveremnízate!

Comentarios

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.