Mérida romana
Mérida romana

Mérida romana

¡A nosotros la Covid-19 no nos para! Por eso, hoy cruzamos la puerta hacia el pasado para viajar hasta la Hispania romana. Más concretamente, te invitamos a acompañarnos hasta el corazón de la antigua Lusitania: la hermosa ciudad de Mérida.

Mérida, una ciudad romana

Allá por el siglo I a.C. se fundaba en Hispania, por orden del emperador Octavio Augusto, una colonia llamada Emerita Augusta. Su nombre rinde homenaje tanto al emperador de Roma como a los legionarios eméritos de las guerras cántabras. De hecho, la ciudad fue proyectada como un lugar en el que los soldados pudiesen vivir y divertirse tras las cruentas guerras.

Precisamente, esto facilitó la construcción de diferentes edificios dedicados al ocio, entre los que destacan el Teatro, el Anfiteatro y el Circo. Aunque en la ciudad también sobresalen otras construcciones arquitectónicas muy representativas del arte romano, como el Acueducto de los Milagros, el Templo de Diana, el Puente, el Arco de Trajano y la casa del anfiteatro, abierta de nuevo al público recientemente.

Qué ver en Mérida

El estupendo estado de conservación del conjunto arqueológico de Mérida hace que, al pasear por sus calles, sea muy fácil toparse con las huellas de su pasado romano. Sin embargo, hay ciertos sitios que debes conocer si quieres que tu viaje a Mérida sea una experiencia verdaderamente inolvidable. Nuestras recomendaciones son:

  • Teatro Romano

Toda ciudad romana de renombre contaba con un teatro y Emerita Augusta, tras convertirse en la capital de Lusitania, no iba a ser menos. De este modo, el general Agripa patrocinó la construcción del famoso Teatro Romano de Mérida, un espacio dedicado a las artes escénicas. Su capacidad rondaba los 6.000 espectadores, quienes se distribuían de abajo a arriba, según su rango social, entre las denominadas cavea suma, cavea media y cavea ima.

Hoy en día, este exquisito teatro romano se ha convertido en todo un símbolo de la ciudad a nivel mundial, especialmente gracias a la celebración del famoso Festival Internacional de Teatro Clásico. Celebrado desde 1933, es uno de los festivales de teatro más importantes a escala global y, sobre todo, ¡una experiencia única que te hará viajar en el tiempo!

Teatro Mérida

Teatro romano de Mérida

  • Anfiteatro Romano

Junto al Teatro hallarás otra joya del pasado: el Anfiteatro Romano. Seguro que su simple imagen te trae a la mente la oscarizada película Gladiator, y no es para menos, ya que desde el año 8 a.C. el Anfiteatro de Mérida acogió los juegos de gladiadores celebrados en la ciudad. Igualmente, en él también se llevaron a cabo otros espectáculos populares, como la lucha entre animales salvajes o las cacerías de fieras.

De esta forma, dada la fama y repercusión de este tipo de entretenimientos en la cultura romana, no es de extrañar que el Anfiteatro de Mérida tuviese una cabida para nada más y nada menos que 15.000 espectadores. Impresionante, ¿verdad?

Anfiteatro - Mérida romana

Anfiteatro romano de Mérida

  • Circo Romano

Otro de los espectáculos que tenía un buen número de seguidores entre la población romana fueron las archiconocidas carreras de carros. Por supuesto, Emerita Augusta contó con un Circo para tales fines, el cual, en la actualidad, está considerado como uno de los mejores circos romanos que se conservan de todo el Imperio.

Sus dimensiones son bastante impresionantes: 403 metros de largo x 96 metros de ancho con una capacidad de hasta 30.000 espectadores. ¡Un lugar sobrecogedor que te transportará hasta los días más gloriosos de esta colonia romana!

  • Museo Nacional de Arte Romano

Obra del arquitecto Rafael Moneo Vallés, el Museo Nacional de Arte Romano posee una de las mejores colecciones de mosaicos y esculturas romanas de toda la Península Ibérica. Gracias a ello, al recorrer sus salas conocerás un poco más y un poco mejor quiénes fueron los habitantes de Emerita Augusta y cómo transcurría su día a día.

Además, bajo el Museo se halla una Cripta en la que se conservan restos de un barrio situado a extramuros, varios enterramientos y algunas decoraciones pictóricas. ¡Toda una simbiosis entre vida, muerte y arte que no te dejará indiferente!

Museo nacional de arte romano

Museo Nacional de Arte Romano

  • La Casa del Mitreo

Situada fuera de las murallas de la antigua ciudad romana, la Casa del Mitreo recibe su nombre por asociación a un templo cercano posiblemente dedicado al dios Mitra. Según los investigadores, la casa se erigió entre finales del siglo I y principios del siglo II. Además, por sus dimensiones y su rica decoración, con total probabilidad perteneció a una familia distinguida.

Como detalle, el increíble estado de conservación de la casa permite distinguir en una de sus estancias un magnífico mosaico de vivos colores y gran realismo que representaría el Cosmos. ¡Todo un regalo para la vista que no puedes pasar por alto!

Y una cosa más…

Si lo que buscas es una experiencia lo más romanamente posible, te recomendamos conocer el Balneario de Alange.

Ubicado a escasos 30 minutos de Mérida, el Balneario de Alange tiene su origen en época romana, de la cual ha llegado hasta nuestros días dos termas circulares techadas mediante cúpulas.

Museo nacional de arte romano

Balneario de Alange

Asimismo, acorde a las investigaciones, el Balneario de Alange fue un importante establecimiento en el que los habitantes de Emerita Augusta disfrutaba de relajantes baños termales. ¡Una experiencia que tú también puedes disfrutar 2.000 años después en este asombroso espacio declarado Patrimonio de la Humanidad!

●●●

Si tras este paseo por la Mérida romana te apetece conocer más a fondo el precioso corazón de Lusitania, ¡no te pierdas nuestro próximo viaje arqueológico y cultural a Mérida! ¡Te esperamos!

Para más viajes al pasado… ¡síguenos en redes sociales!

¡Iveremnízate!

Comentarios

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.