Tras las huellas de la Prehistoria: los dólmenes y el Torcal de Antequera
Dólmenes de Antequera

Dólmenes de Antequera y Paraje natural el Torcal

Hoy os proponemos un paseo por tierras malagueñas para descubrir el conjunto arqueológico de los dólmenes de Antequera y el Paraje Natural el Torcal, dos auténticas joyas de la Prehistoria. ¿Os apuntáis? ¡Vamos allá!

Megalitismo: ¿qué es un dolmen?

Seguro que muchos os estáis preguntando qué es exactamente un dolmen y cuál es su importancia. Pues bien, los dólmenes son una tipología megalítica que hace referencia a enormes estructuras construidas con pesadas losas.

Estas formidables estructuras fueron construidas por comunidades sedentarias en el crepúsculo del Neolítico, como espacios funerarios y rituales colectivos. Aunque servirían también de marcadores territoriales y de identidad del grupo humano. Gracias a ellos, hoy en día sabemos que estas sociedades de hace 5000 años eran complejas y estaban profundamente preocupadas por el enigmático mundo del más allá.

A su vez, dado que los dólmenes se recubrían con tierra, estas antiguas expresiones arquitectónicas terminaron por convertirse en grandiosos túmulos. Unas elevaciones de tierra que, sin lugar a duda, son las huellas más visibles de nuestros antepasados en el maravilloso paisaje andaluz.

El sorprendente sitio de los dólmenes

Siguiendo las huellas del pasado llegamos a la ciudad malagueña de Antequera. Allí encontramos un conjunto megalítico cuya importancia es comparable o superior al conocidísimo Stonehenge en Inglaterra. Como habrás podido adivinar, nos estamos refiriendo a los magníficos dólmenes de Antequera. Patrimonio de la Humanidad desde 2016, este asombroso conjunto está formado por tres imponentes megalitos:

El dolmen de Menga es el más antiguo de los tres con cerca de 6.000 años. Sus pesados bloques de piedra de hasta 180 toneladas y sus grandes dimensiones le han concedido el honor de ser el dolmen más grande de Europa. Además, caminando por su corredor es posible sentir los miles de años de historia que se esconden tras sus losas, lo que hace de su visita una experiencia realmente inolvidable.

Dolmen de Menga

Dolmen de Menga

El dolmen de Viera es el más pequeño de los tres, pero no por ello está exento de encanto. Es más, durante los equinoccios la primera luz del día penetra por su corredor hasta bañar por completo la cámara mortuoria. Un mágico acontecimiento vinculado al tránsito hacia «el otro lado»tal y como lo entendían las sociedades neolíticas.

Dolmen de Viera - Dólmenes de Antequera

Dolmen de Viera

El Tholos de El Romeral es el más reciente de los tres megalitos y también el más diferente, ya que es el único que posee una falsa bóveda recubriendo la cámara funeraria circular y mampostería en lugar de grandes bloques de piedra. A su vez, su túmulo alcanza la friolera de 95 metros de diámetro, lo que le confiere la titularidad de ser el mayor túmulo de toda la Península Ibérica.

Tholos El Romeral

Tholos El Romeral

Los secretos del paisaje antequerano

A escasos 12 kilómetros de Antequera se encuentra el Paraje Natural Torcal de Antequera. Un paraje kárstico con espectaculares formaciones rocosas que datan del jurásico. Entre sus sinuosas peñas hay cuevas prehistóricas que sirvieron de morada a las poblaciones neolíticas, por lo que no es de extrañar que en ellas se hayan encontrado piezas de incalculable valor. Por ejemplo, la Venus del Torcal hallada en la Cueva del Toro, una estatuilla con un enorme simbolismo ligado a la feminidad y al característico paisaje del Torcal.

Paraje natural El Torcal

Paraje natural El Torcal 

No muy lejos se encuentra otro peculiar fenómeno natural: la Peña de los Enamorados. Junto con El Torcal, esta maravilla de la naturaleza ha sido señalada por diferentes especialistas como un elemento que explicaría uno de los muchos secretos de los dólmenes: su orientación. Por lo general, los dólmenes orientan su mirada hacia la salida del sol, pero el dolmen de Menga y el tholos de El Romeral no tienen un posicionamiento solar, sino terrestre.

De este modo, la entrada de Menga apuntaría hacia la Peña de los Enamorados y El Romeral hacia la Cueva del Toro. Una disposición que, para algunos, indica la importancia que este caprichoso paraje kárstico tuvo en las creencias y los ritos de nuestros antepasados neolíticos.

Por todo ello, la visita a este singular paisaje y sus fascinantes restos arqueológicos, sin olvidar el estupendo Centro de Visitantes de Torcal Alto, nos descubre a cada paso el rico patrimonio arqueológico antequerano: un verdadero guardián de la Prehistoria andaluza.

●●●

Si te ha gusta tanto como a nosotros seguir las huellas de la Prehistoria, no dejes escapar la oportunidad de conocer las soleadas tierras malagueñas con nuestro increíble viaje arqueológico y sus visitas culturales guiadas por la fascinante historia de los dólmenes y el Torcal de Antequera.¡Te esperamos!

Para más viajes al pasado… ¡síguenos en redes sociales!

¡Iveremnízate!

Comentarios

Diego Navarro
25/05/2020
Muy interesante visita. Me gustan vuestras descripciones de las visitas a realizar
Viajes Iverem
26/05/2020
Muchas gracias Diego por tu comentario. Intentaremos seguir aportando lo mejor que sabemos para dar a conocer nuestro rico patrimonio cultural. Gracias.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.